Tradiciones de Semana Santa en la Via Francigena

Semana Santa en la Via Francigena Galiwonders

Hoy repasaremos algunas de las tradiciones más populares de la Semana Santa en la Via Francigena

Semana santa está a la vuelta de la esquina y por eso queremos hablar de las muchas maneras en que puedes celebrarlo junto con familia e amigos. Esta festividad es una oportunidad para celebrar un ritual muy antiguo pero, al mismo tiempo, para conocer nuevas tradiciones.

Para los viajeros que estarán en camino en la Via Francigena en Italia durante la celebración de la Semana Santa, en Galiwonders queremos recordaros que podréis asistir a diferentes celebraciones. Vemos principalmente algunas de las principales ceremonias que se tienen lugar en la  Toscana.

 

Semana Santa en la Via Francigena galiwonders

San Casciano

Entre Florencia y Siena, en el pueblo de San Casciano, durante Semana Santa se celebra la fiesta del Sepolcro delle Vecce. Esta fiesta, que sigue intacta desde décadas, es una fiesta religiosa y floral de mucho interés. Los habitantes del pueblo no dejaron de celebrar esta festividad, ni siquiera después del Concilio Vaticano de Papa Juan XXIII en los años 60. En las iglesias del Suffragio y de la Misericordia se representa el pasaje de la muerte y resurrección de Jesus.

Maravillosas son las composiciones florales que se utilizan para esta fiesta

Los arreglos están compuestos por vezas y trigo, mezclados con flores y plantas de temporada. Ejemplo de ello son las gardenias, calles, margaritas, begonias, azaleas hortensias y geranios.

La presencia de las vezas, conocida por ser una flor pobre, está muy conectada con la tradición de San Casciano. De hecho, es sembrada un mes antes del tercer Domingo de Cuaresma, y dejada en los trasteros para que este ambiente húmedo pueda favorecer su florecimiento. Se utiliza como adorno cuenta con un valor simbólico y religioso.

Los hilos blancos que salen de esta flor representan la muerte de Semana Santa en la Via Francigena galiwondersCristo y se contraponen con la imagen del trigo que es símbolo de renacimiento.

 

Procesión de Jueves Santo

Otra de las tradiciones de Semana Santa en la Via Francigena, la podemos ver en Castiglione de Garfagnana (en provincia de Lucca). Allí tiene lugar otra procesión del Jueves Santo, conocida como Processione dei Crocioni. 

Durante esta ceremonia, un penitente anónimo disfrazado de Jesucristo, con cadenas y una cruz sobre sus hombros camina por las calles del pueblo seguido por los fieles.

Chianciano Terme

Muy interesante es también asistir a otra celebración en Chianciano Terme. Desde hace más de 30 años, esta procesión sigue intacta: da comienzo a las 21:30 del Viernes Santo. Su recorrido atraviesa todas las calles del pueblo, hasta llegar fuera las murallas.

La procesión de este pueblo en el sur de la Toscana se llama Antica Giudeata. Participan en ella más de 150 personas disfrazadas, que representan los personajes de la escena de la muerte y resurrección de Cristo. Desde la Virgen hasta Poncio Pilatos.

Viernes Santo en Grassina

Otra ceremonia que se celebra el Viernes Santo en Grassina, a 15 minutos de Florencia. Se trata de la representación de la Pasión de Cristo, con la participación de 500 personas. El desfile de la procesión, que se viene celebrando del mismo modo desde hace 300 años, pasa por las calles del centro. También hay música religiosa y narraciones de la vida de Cristo hasta llegar al momento de su crucifixión.

El mismo día se celebra también en el encantador pueblo de Pienza otra procesión con 12 personajes encapuchados que caminan descalzos llevando antorchas. Siempre acompañados por música tradicional.

Florencia

Semana Santa en la Via Francigena galiwonders

Siguiendo con la Toscana, otra celebración que lleva siglos es la tradición del Scoppio del Carro (explosión del carro) en la plaza del Duomo a Florencia. Tiene lugar el Domingo de Pascua. Esta celebración llama a muchos espectadores cada año, y el ritual es muy especial (¡nació hace casi 350 años!). El carro, llamado también “Brindellone”, fue realizado por primera vez en 1622. Tiene la forma de una torre alta, de 2 o 3 pisos, y está arrastrada por bueyes adornados por las calles de la ciudad. Llega hasta el espacio que se encuentra entre el baptisterio y la catedral.

Esta tradición tiene un origen histórico y otro religioso.

Se cuenta que un joven llamado Pazzino, miembro de la noble familia de los “Pazzi”, fue enviado a la Primera Cruzada de la Guerra Santa en 1099. Allí demostró mucho valor.

De vuelta de la cruzada, Pazzino trajo consigo tres piedras que siguen representando un tesoro religioso de inmenso valor por la la ciudad de Florencia. Están hoy en día en la iglesia de los SS. Apostoli. Es importante recordar que la ceremonia que se celebra hoy, no ha cambiado casi en nada desde sus orígenes. De hecho, se siguen los mismos rituales.

Todo empieza sobre las 10 de la mañana. El cura frota las piedras de sílex, cuya chispa enciende la vela de Semana Santa. Esta luego encenderá el carbón que se encuentra en el Carro. La procesión recorre las calles de Florencia hasta entregar el Fuego Santo al Arzobispado delante del Duomo, en Santa Maria del Fiore. Esta procesión es acompañada todo el trayecto por percusionistas y portabanderas, con sus trajes históricos. También siguen la procesión los funcionarios de la ciudad y varios representantes del clero.

Sobre las 11, una vez el Carro llega a la Catedral se para y se queda fuera en espera de que empiece la misa. En el interior del Duomo, el Arzobispo prende fuego (con el fuego sagrado) a un cohete en forma de paloma. Este es llamado la Colombina y representa al Espíritu Santo. La Colombina vuela fuera de la iglesia, sobre un hilo, hasta llegar a golpear el Carro donde están puestos los fuegos artificiales. Esto da lugar a la explosión del Carro, que da el nombre al ritual.

La perfecta explosión del Carro, y de todos sus fuegos, simbolizaba que hubiera una buena cosecha (o no) durante ese año.

Una representación similar, pero en escala reducida, se celebra a unos 20 minutos de Florencia, en Rufina.

Empieza en Piazza Umberto I (la principal de Rufina), a partir de las 11.30 de la mañana. A pesar de ser una tradición antigua, a lo largo de los años ha ido evolucionado desde un espectáculo con barriles de los años ‘30, hasta los coloridos fuegos artificiales de hoy, para terminar con un nuevo “vagón” cada año.

 

Pasquetta

Semana Santa en la Via Francigena galiwonders

Recordamos que en Italia el día después Pascua, llamado Pasquetta es también muy importante y es considerado festivo. Es costumbre de los italianos pasar el Lunes de Pascua con sus familias, y muy típicos son los picnics al aire libre o caminar si el tiempo lo permite.

Si queréis seguir esta tradición, podréis comprar comida en uno de los muchos mercados de la ciudad, como el de San Agostino y San Lorenzo los sábados en Florencia, e ir de picnic a uno de los parques que se encuentran en la ciudad. Por ejemplo, en la Cascine.

Otra tradición muy divertida es la caza de huevos en los jardines, dedicada a los más pequeños.

Para honrar la belleza de muchos de los jardines italianos, el Lunes de Pascua hay muchas “cacerías de huevos” organizadas en las diferentes áreas verdes, por toda Italia.

En Toscana, los tres jardines que se unen a la iniciativa de la Caza del Tesoro Botánico en los Grandes Jardines Italianos el 22 de abril de 2019 son: Giardino Bardini (Florencia), Giardino Storico Garzoni (Collodi) y Parco della Villa Reale di Marlia (Lucca).

La Semana Santa en la Via Francigena supone una gran oportunidad para conocer el Bel Paese. Sus tradiciones y,  sin duda, sus platos típicos también. Entre ellos, recordamos que el cordero es el ingrediente principal, junto con los huevos (los normales y los de chocolate). También se comen las tartas saladas, como la Torta Pasqualina y el postre típico llamado Colomba.

No dudes en contactarnos si quiere saber más sobre la Semana Santa en la Via Francigena, o cualquier de nuestras rutas a pie y en bicicleta. 

 

Leave a Reply