Consejos para hacer el Camino de Santiago

Hoy os traemos una serie de consejos para hacer el Camino de Santiago.  Si llevas tiempo dándole vueltas a la idea de embarcarte en esta aventura, seguramente ya habrás leído blogs, libros, visto documentales y video-experiencias en Youtube. Y, por supuesto, la película de «The Way». Muchas fuentes con retazos de información dispersa, que hemos ordenado en esta pequeña guía de consejos o recomendaciones para vivir el mejor Camino.

Muchos de los que nos enfrentamos al Camino de Santiago por primera vez nos preguntamos si esta experiencia está a la altura de nuestras expectativas, cuando la pregunta correcta debería ser si nosotros estamos listos para lo que el Camino supone, tanto física como mentalmente. El peregrinaje a Santiago de Compostela puede convertirse en una experiencia inolvidable que podremos repetir muchas más veces, pero es importante no idealizar una vivencia que requiere de un esfuerzo físico, empático y mental.

Finalmente ya te has decidido, ya tienes fecha, ruta, y empiezas a estar mentalmente preparado/a para la aventura que se abre en el horizonte. Una vez que la decisión está tomada, hay algunos factores que conviene tener en cuenta antes de afrontar el desafío. En Galiwonders queremos ayudarte a vivir la mejor experiencia a lo largo de tu aventura. Comenzamos con nuestros consejos para hacer el Camino de Santiago.

Recomendaciones previas al Camino de Santiago 

Vamos a dividir las recomendaciones para hacer el Camino de Santiago entre aquellas que debemos tener en cuenta en los meses previos de preparación, así como las que tengan lugar durante el Camino y después del mismo. Empezaremos por la primera decisión: ¿cuál es la mejor ruta del Camino de Santiago?

LA GUÍA PRÁCTICA DEL CAMINO
DESCARGA GRATIS
Suscríbete a nuestro boletín y recibe GRATIS nuestra Guía práctica del Camino de Santiago. En esta guía encontrarás toda la información que necesitas para empezar a planificar tu Camino.

    He leído, entiendo y acepto la política de privacidad

    Quiero recibir novedades, contenido exclusivo, comunicaciones comerciales.


    Registrándote aceptas recibir la guía del Camino en PDF e información práctica sobre las rutas del Camino de Santiago

    - Responsable de datos: Galiwonders, S.L.U.

    - Finalidad: Gestionar las suscripciones, envío de comunicaciones, y tratamiento de datos conforme a las finalidades indicadas en nuestra política de privacidad.

    - Legitimación: consentimiento de los interesados

    - Destinatario: proveedores, colaboradores y desarrolladores. Fuera de esos campos no se cederá datos a terceros, salvo obligación legal.

    - Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en nuestra política de privacidad.

    Elige la mejor ruta del Camino para ti

    Esta caminata tiene que ser algo con lo que puedas disfrutar y divertirte. Por lo tanto, revisa todos los itinerarios que están disponibles y elige el mejor para ti. Considera no sólo el tiempo que tienes disponible para completar el Camino, sino también el nivel de dificultad de la ruta que escojas, y el tipo de experiencia que estés buscando. Esta no es una carrera y ser demasiado ambicioso no tiene mucho sentido.

    Camino de Santiago

    Además, haz las cosas con moderación. No empieces demasiado fuerte. Mejor, opta por aumentar el nivel de tu caminata cada día, de manera progresiva. Te recomendamos plantearte algunas cuestiones antes de empezar:

    ¿Cuánto tiempo tengo disponible para el Camino de Santiago?

    La elección de una ruta u otra dependerá mucho del tiempo disponible y los objetivos. Si tan solo dispones de una semana y desea obtener la Compostela, nuestra recomendación es elegir cualquier de los últimos 100 km de cualquiera de las rutas oficiales: el Camino Francés, el Camino Portugués, el Camino Inglés, el Primitivo

    Si por el contrario dispones de más tiempo, incluso más de un mes, te recomendamos alguna ruta completa, como el Camino Francés desde St-Jean-Pied-de-Port, o el Camino Portugués desde Lisboa. Si te da igual obtener o no la Compostela, puedes incluso seleccionar algún tramo intermedio, como puede ser de Oporto a Baiona.

    Nuestro consejo en este sentido es dedicar un poco de tiempo a reflexionar acerca de estas variables, ya que realmente marcarán la diferencia en tu Camino de Santiago.

    ¿Cuál es mi nivel de forma física?

    ¿Eres una persona con cierta experiencia en caminatas? ¿O más bien sedentaria? ¿Buscas un desafío o poco más extremo en esta aventura? Cada ruta del Camino de Santiago conlleva una serie de características que la harán más óptima para un tipo de peregrino u otro.

    Aunque sí que es cierto que todos caminamos en nuestro día a día, debemos entender que cada etapa del Camino supone un mínimo de 15 kilómetros en casi la totalidad de sus variantes. Y a pesar de que una de las ventajas que ofrecemos desde Galiwonders es la customización del itinerario para que se adapte a tus necesidades, la realidad es que hasta en las opciones Easy las etapas comprenden una distancia de al menos 9 kilómetros entre paradas. Es un esfuerzo que requiere de paciencia y estímulo mental para lograr llegar hasta el final.

    ¿Cómo entro para el Camino de Santiago?

    Si no eres una persona particularmente activa, te recomendamos que comiences a prepararte de forma progresiva. Busca una zona tranquila en tu ciudad, como un parque que tenga diferentes recorridos y desniveles. Trabaja tu resistencia y respiración a medida que coges práctica, conviértelo en una rutina con una antelación de mínimo un mes al comienzo del Camino. Tu cuerpo se habituará al ritmo y te permitirá adaptarte mejor a las exigencias de cada ruta. 

    Dicho esto, al Camino llega gente de todas las edades y en distinta forma física que siempre cumplen su objetivo, por lo que esta pregunta no está hecha para desalentarnos, sino asegurarnos de que comprendemos que el peregrinaje es desafío y refugio en partes iguales.

    Por ejemplo, el Camino Primitivo es una ruta espectacular en lo que a paisajes se refiere. Sin embargo, el terreno plantea una serie de desafíos no aptos para todos los peregrinos. Grandes subidas y bajadas, zonas pedregosas un tanto aisladas… Sin cierta experiencia previa, no recomendaríamos esta ruta a cualquiera.

    Sin embargo, el Camino Francés se adapta mejor a todos los caminantes. La ruta cuenta con múltiples instalaciones, y es posible dividir todas las etapas en dos, lo que la hace mucho más asumible para aquellos peregrinos con más limitaciones físicas. Sin embargo, si eres un persona que está buscando soledad y relax, no recomendaríamos esta ruta ya que es la más bulliciosa.

    Camino de Santiago

    ¿Qué tipo de experiencia estoy buscando en el Camino de Santiago?

    Debemos ser conscientes al emprender el Camino, tanto solo como acompañado, que la única persona que puede llegar al final eres tú. Tu motivación, ya sea religiosa, personal, física, es esencial pero también lo es tu actitud frente a los diferentes obstáculos y triunfos en el Camino. Los pies dolerán y la mochila se hará pesada, pero el Camino sucede tanto dentro de ti como fuera en tu entorno. Aprovecha la libertad que te da el viajar con todas tus posesiones a la espalda para sintonizar con tu mente y cuerpo.

    Intenta no sentirte derrotado cuando veas que está siendo más difícil de lo que imaginaste. Existen recursos que pueden ayudarte, y probablemente el más importante sea la comunidad peregrina. Comparte tus preocupaciones y alegrías con tus compañeros del Camino, ellos también están viviendo tus mismas dudas y pueden ayudarte a despejar tu mente. 

    Conecta con el contexto, disfruta de la naturaleza y de la gente que te rodea. Y recuerda: debes seguir tu propio camino. No te fuerces a seguir un ritmo que no te aporte nada por ponerte a la altura de otros peregrinos. Tan importante como la preparación física es el descanso. Relajarse, fortalecerse con una buena comida y dormir forman parte de tu rutina diaria tanto como caminar.

    ¿Tengo la empatía necesaria? El Camino es un viaje que despierta emociones: tolerancia, frustración, vulnerabilidad, compasión. En ti, y en los demás. Es fácil dejar que un solo percance nos arruine una jornada pero no debes dejarte arrastrar por lo negativo. Haz del optimismo una filosofía de vida. Sé amable contigo mismo y con las personas que te rodean y ellas lo serán contigo. La red entramada de albergues, restaurantes, lugareños y extranjeros que conforman las diferentes rutas jacobeas son partícipes del Camino de la misma manera que tú. Sé colaborativo y respetuoso con la naturaleza y los integrantes de tu peregrinación y te asegurarás de recibir la misma ayuda a cambio.

    ¿Tengo la capacidad de adaptarme a mi entorno? El Camino puede suponer un reto en muchos sentidos: el clima, la cultura, la barrera lingüística, el no conocer de antemano la ruta. Son muchas interrogantes a las que no tenemos respuesta hasta que nos enfrentamos a ello. 

    Peregrinos en el Camino de Santiago bajo la lluvia.

    Galicia es la comunidad conocida como la reina de la lluvia, y nos puede sorprender en cualquier momento incluso en las estaciones más cálidas. Por eso te recomendamos que te prepares para cualquier tipo de evento climático y lleves en tu mochila un poncho ligero que te permitirá cubrirte a ti y a tu mochila (¡a nadie le gusta el olor de la ropa mojada!). Del mismo modo, para asegurarnos de que el sol no sea una molestia, lleva siempre algún tipo de sombrero que te proteja, y mucha protección solar. Si recorres el Camino en verano, deberemos evitar camisetas que dejen los hombros al descubierto para evitar rozaduras con las asas de las mochilas. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá!

    No te vengas abajo si algún lugareño no habla tu idioma, practica la empatía e intenta integrarte en la cultura local, es parte de la experiencia y es lo que al fin y al cabo hace del Camino una experiencia sin barreras. Además, hoy en día existen muchas herramientas que nos facilitan una comunicación fluida con lo desconocido y es una buena manera de conocer mundo.

    Volviendo a lo que ya adelantábamos en el anterior apartado, cada ruta conlleva una serie de características que las hacen únicas. Aquello que resulta atractivo para unos peregrinos, puede echar para atrás a otros. Pongamos algunos ejemplos:

    Si estás buscando una experiencia social, nuestra recomendación es sin duda el Camino Francés. Se trata de la ruta más transitada y bulliciosa. Pero es precisamente este bullicio el que tratan de evitar otros peregrinos, que entienden «su camino» como un viaje de soledad y silencio. En ese caso recomendaríamos alguna ruta más remota como el Camino del Norte o el Primitivo.

    Los peregrinos ingleses o irlandeses, suelen sentirse atraídos por el Camino Inglés en cuanto saben de su existencia. Es un forma de conectar con sus raíces celtas, y de emular el viaje que realizaban sus antepasados hacia Santiago de Compostela. Por tanto, también existe una motivación cultural, relacionada con la tradición.

    Lo cierto es que, como repetimos habitualmente, existen tantas motivaciones como peregrinos. Y cada ruta ofrece un tipo de experiencia distinta, que podrá resultar más o menos llamativa en función de lo que estemos buscando en nuestro Camino.

    Consejos Camino de Santiago galiwonders

    Si todavía tienes dudas al respecto, no dudes en hacer nuestro «Test del Camino de Santiago: una ruta para cada peregrino».

    Entrenamiento previo a tu Camino de Santiago

    Es importante tener un nivel de forma mínimo como para soportar largas caminatas con importantes pendientes y unos factores climatológicos variables. Aunque no hablamos de un desafío exclusivo para deportistas profesionales (el Camino destacada por su «popularidad») siempre es positivo dedicar cierto tiempo a prepararse físicamente, especialmente quienes no estén acostumbrados a hacer deporte. Si este es tu caso, aquí viene un consejo para hacer el Camino de Santiago y no morir en el intento: ¡entrena! Si estás interesado en hacer el Camino de Santiago, ¡prepárate para caminar!

    [cl-review quote=»No hay que ser un deportista profesional para hacer el Camino de Santiago, pero si estar preparado para el desafío que supone.» author=»» occupation=»»]

    Aunque las etapas son de unos 20 km por día y algunas partes del Camino pueden ser más duras que otras. En general, todos los peregrinos, aunque tengan diferentes ritmos y entrenamiento, acaban el camino sin ningún problema.

    Las rutas suelen ser de nivel moderado y hay gente de todas edades que llega a Santiago sin necesidad de ser profesionales. Sin embargo, es importante entender que si eliges itinerarios más largos (como el Camino Portugués por la Costa Completo o el Camino Francés Completo), el nivel de dificultad aumentará. Más que nada porque casi todos podemos hacer un día un esfuerzo, y caminar más de lo normal. Pero la cosa se complica cuando estas caminatas se prolongan día tras día, sin descanso.

    En Galiwonders queremos que camines a tu propio ritmo, por lo que hemos creado algunas alternativas más fáciles que los itinerarios tradicionales como el Camino Francés Easy o el Camino Portugués por la Costa Easy Way.

    Entrenamiento para el camino de santiago galiwonders

    Ropa y calzado para el Camino de Santiago

    Mochila en la arenaTanto si eres unos de esos peregrinos que planea realizar el Camino con la mochila a cuestas, como si tu intención es hacer uso de un servicio de traslado de equipaje, te recomendamos que sigas leyendo. En ambos casos, preparar nuestras maletas requerirá cierto tiempo de planificación.  En un caso porque su mochila no podrá superar el 10% de su peso corporal (lo que supone un gran número de renuncias materiales), y en el otro caso porque el equipaje no estará con ellos todo el tiempo (y caminará con una pequeña bolsa con lo básico). Por esta razón, tendrás que pensar de antemano en tu ropa diaria y esperar hasta la siguiente parada para comprobar en su equipaje lo que necesitan.

    Por un lado, hoy en día disponemos de una amplia gama de prendas técnicas que son buenas para quienes practican actividades al aire libre porque son más ligeras y frescas.Ropa en un tendal Es importante mantener la ropa lo más limpia posible, lo cual es fácil porque se seca muy rápidamente. Durante la caminata, de hecho, puede ocurrir que la lluvias repentina nos moje la ropa, y no podamos cambiarnos hasta llegar a nuestro destino.

    No nos pararemos a analizar específicamente todos los elementos que conviene llevar en nuestra maleta o mochila al hacer el Camino de Santiago. Tenemos un artículo específico para ello que puedes consultar aquí.  Pero si mencionaremos algunos aspectos que nos parece conveniente recordar:

    No estrenes calzado en el Camino de Santiago

    Lo que sí no nos cansaremos de resaltar, es que el principal problema que tienen los peregrinos durante la caminata se centra en sus pies. Como nadie está acostumbrado a caminar tantas horas seguidas durante varios días, el calzado que elijas puede ser el objeto más valioso que tendrás durante el Camino. Por lo tanto, ¡escógelos con cuidado!

    En este sentido, nuestro principal consejo para hacer el Camino de Santiago y evitar ampollas, es que no estrenes calzado. Sean botas, sandalias, o deportivas, es indispensable llevar un calzado cómodo ya que los pies son los que más sufren en este tipo de situaciones. Normalmente el calzado nuevo suelen necesitar un tiempo para amoldarse perfectamente a nuestros pies, por lo que es preferible usarlos antes de emprender el Camino.

    [cl-review quote=»Nuestro consejo para hacer el Camino de Santiago: ¡no estrenes calzado!» author=»» occupation=»»]

    El peso de la mochila en el Camino de Santiago

    Como hemos visto anteriormente, es sumamente importante caminar cómodo, y el peso de la mochila puede ser un gran inconveniente. Llevar sobrepeso pude producir dolores de espalda y dificultar el Camino innecesariamente. Llévate lo justo, al fin y al cabo solo necesitarás lo necesario para caminar.

    Recuerda llevar un chubasquero

    Las condiciones climáticas en Galicia son muy variables y un chubasquero es imprescindible. Incluso en el caluroso mes de agosto, las posibilidades de lluvia a lo largo de la ruta son un hecho. Su tamaño reducido y su peso liviano hacen que sea “obligatorio” en tu mochila.

    Conejos para hacer el Camino de Santiago Galiwonders

     

    Consejos para hacer el Camino de Santiago: durante la ruta

    En este apartado daremos una serie de consejos para hacer el Camino de Santiago, que deberás tener en cuenta una vez la ruta ya haya comenzado. Si en el anterior apartado nos centrábamos en aquellos aspectos a planificar durante los meses, semanas o días, anteriores a la aventura aquí nos centraremos en la realidad «in situ».

    Peregrinos en el Camino de Santiago

    Elige la mejor hora para caminar

    Lo habitual es que los peregrinos elijan los meses con temperaturas más suaves para realizar el Camino de Santiago. Es decir, entre abril y octubre. Por las particularidades del clima del norte de España (especialmente Galicia) hay algunos aspectos que debemos tener en cuenta en este sentido.

    Por un lado, debemos advertir a los viajeros internacionales que no estén  familiarizados con el clima de la región,  que el tiempo en Galicia es inestable. Normalmente se asocia a España a sol, clima seco y altas temperaturas. Sin embargo, en Galicia el tiempo es inestable y lluvioso. Aunque tenemos un verano en el que las temperaturas pueden llegar a los 35ºC, lo cierto es que las posibilidades de lluvia siempre existen (incluso en los meses de verano).

    [cl-review quote=»El clima en Galicia (por donde pasan todos los Camino de Santiago) no es como en el sur de España. Debemos estar preparados para la lluvia a lo largo de todo el año.» author=»» occupation=»»]

    Por otro lado, hay que tener en cuenta que aunque las temperaturas son más suaves que en el resto de España, ello no quiere decir que no haya que estar preparado. Como comentábamos, en verano puede haber días en los que caminemos a una media de 35ºC, por lo que hay que seguir las recomendaciones típicas para quienes deciden realizar actividades de senderismo. Nuestro consejo para hacer el Camino de Santiago en esta época del año, es que lleves un sombrero, te hidrates regularmente a lo largo de la etapa, y comiences bien temprano a caminar (cuando las temperaturas son más bajas).

    Comprueba el tiempo antes de salir

    Hoy en día el pronóstico del tiempo es bastante preciso y es muy importante que compruebes lo que te espera. Es crucial que sepas qué llevar contigo y qué tipo de recorrido encontrarás. Definitivamente no es lo mismo caminar todos los días con buen tiempo que con lluvia y barro. Como decíamos, el tiempo en el norte puede ser inestable y variable. Por lo que estar preparado para cambios climatológicos será necesario para afrontar la aventura.

    Peregrinas en el Camino de Santiago

    Tener refrigerio en la mochila

    Estar hidratado es sumamente importante, puede evitar los golpes de calor y ayudar a mantener nuestro cuerpo en forma. Seguramente habrás oído hablar de la temida «pájara», ¡nada como un tentempié para librarse de ella! Si bien es cierto que en algunas rutas como el Camino Francés habrá muchos lugares en los que parar a comer algo a lo largo de la etapa, existen otros tramos más aislados. Tal es el caso de ciertas secciones de la Vía de la Plata o de Camino del Norte, por ejemplo. En estos casos recomendamos ser un poco previsores, y comprar algo el día anterior en algún supermercado, ¡por si las moscas!

    Tómate tu tiempo

    Para vivir una experiencia única, muchos peregrinos deciden caminar solos por el camino. Nuestro consejo para hacer el Camino de Santiago, es que camines a tu propio ritmo. No es una carrera, trata de disfrutar de la experiencia a tu manera.

    No sólo decidirán cuándo salir por la mañana o cuánto tiempo descansar en un bosque o en la orilla de un río. También serán más abiertos con los demás, más fácilmente accesibles. Como consejo para tu camino, queremos recordarte que puedes ir con más calma. Aléjate del tráfico, del ruido de la ciudad y del estrés del trabajo y de los compromisos diarios. Tómate tu tiempo para explorar y vivir tu aventura personal.

    Ten la mente abierta

    Además de una actitud positiva, que es siempre recomendable, te sugerimos que estés abierto con todas las situaciones que puedas enfrentar durante tu camino. Entre los consejos más prácticos, éste puede parecer menos importante, pero no es así!

    Además de las condiciones climáticas, que nadie puede controlar, probablemente encontrarás muchas cosas que no serán como te esperabas. Pero este es lo bueno de viajar, ¿no?

    Si estás acostumbrado a almorzar o cenar temprano en tu país, esto puede ser diferente en España. Una vez más, esta podría ser una buena oportunidad para conocer gente en un bar local. Se puede ver cómo disfrutan de las «tapas» al final de la tarde, un momento especial para sentarse con los amigos y relajarse antes de cenar.

    Recomendaciones durante el Camino de Santiago

    No esperes nada

    Por último, pero no por ello menos importante, podrás vivir una experiencia mucho más profunda si no esperas nada antes de tu viaje. Esto te permitirá apreciar más todas las cosas que sucederán durante la caminata y recibirlas como un regalo.

    Observa, prueba, escucha y prepárate para volver a casa un poco diferente. Cada viaje nos cambia un poco. Sólo depende de nuestra capacidad de entenderlo cuando está sucediendo.

    Recomendaciones posteriores al Camino de Santiago 

    El Camino de Santiago es un viaje diferente. Hay quienes se embarcan en esta aventura por motivos religiosos, espirituales, inquietudes culturales… Pero independientemente de las motivaciones, lo que es innegable es que esta experiencia deja un poso en quienes la viven.Peregrina con perro en el Camino de Santiago

    La autora Karin Kiser, amante del Camino, escribió una guía precisamente enfocada a la transformación que provoca la ruta en nuestras vidas. Más que consejos para hacer el Camino de Santiago, tiene que ver con como incorporar este cambio en «nuestra vida posterior al Camino». Entiende el Camino como un aprendizaje, una experiencia que aporta una serie de lecciones vitales, de las cuales podremos sacar más provecho teniéndolas en cuenta en nuestra vida cotidiana.

    Esperamos que estos consejos para hacer el Camino de Santiago hayan resultado de utilidad. Es muy probablemente que esta breve guía no recoja otras muchas recomendaciones. Por ello os invitamos a compartir todo aquello que consideréis de interés en la sección de Comentarios. ¡Muchas gracias!

    Más consejos básicos en el Camino de Santiago

    No es que debamos ser profesionales del deporte para enfrentarnos al Camino, pero sí requiere una condición física moderada. Esto quiere decir que un poco de experiencia en otras rutas de senderismo de media distancia (alrededor de 23 km) es fundamental.

    A veces creemos que podremos afrontar cada paso, pero no serías la primera persona que tiene que parar cada kilómetro porque le falta el aire. Como ya comentamos en otros artículos de nuestro blog, hay ciertos consejos básicos en el Camino de Santiago que todo peregrino debería tener en cuenta.

    1. La visita al médico antes del Camino

    Acudir al médico, lógicamente, antes de pensar en iniciar la ruta, nos salvará de cualquier duda. Antes de afrontar el Camino, si el médico nos da su aprobación, deberemos salir a caminar todos los días, incrementando paulatinamente la distancia. De esta forma, aprenderemos a gestionar nuestros pasos, a respirar y controlar cada movimiento, minimizando el riesgo de sufrir lesiones.

    Es importante, además, preparar al cuerpo para la actividad. Calentar las articulaciones antes de empezar a caminar y estirar de forma conveniente antes de acostarse, nos salvará del cansancio y nuestras articulaciones lo agradecerán.

    Persona haciendo estiramientos

    LA GUÍA PRÁCTICA DEL CAMINODESCARGA GRATISSuscríbete a nuestro boletín y recibe GRATIS nuestra Guía práctica del Camino de Santiago. En esta guía encontrarás toda la información que necesitas para empezar a planificar tu Camino.

     

     He leído, entiendo y acepto la política de privacidad

     Quiero recibir novedades, contenido exclusivo, comunicaciones comerciales.

    Registrándote aceptas recibir la guía del Camino en PDF e información práctica sobre las rutas del Camino de Santiago

    – Responsable de datos: Galiwonders, S.L.U.

    – Finalidad: Gestionar las suscripciones, envío de comunicaciones, y tratamiento de datos conforme a las finalidades indicadas en nuestra política de privacidad.

    – Legitimación: consentimiento de los interesados

    – Destinatario: proveedores, colaboradores y desarrolladores. Fuera de esos campos no se cederá datos a terceros, salvo obligación legal.

    – Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en nuestra política de privacidad.

    2. Adaptación al entorno 

    Cuando viajamos a otro país, normalmente cambiamos el huso horario. Esto quiere decir que también cambia el ritmo circadiano. El famoso jet lag se hace palpable cuando venimos de un país en el que hay mucha diferencia horaria respecto al país de destino. Reponerse del mismo requiere adaptar el sueño al nuevo horario, aunque no siempre es fácil.

    Como cambiamos de coordenadas, también cambian los horarios de desayuno, comida y cena. Aunque muchos alojamientos y restaurantes se acomodan a las necesidades de los clientes extranjeros, tenemos que entender que no siempre es posible. Es más sencillo intentar adaptarse y disfrutarlo como ¡una experiencia única! Al fin y al cabo, lo bonito de viajar a otro país es poder integrarse completamente en su estilo de vida. España tiene regiones muy variadas; así como en las grandes ciudades encontramos ritmos acelerados, en el norte es conveniente tomarse las cosas con más calma.

    3. Barreras lingüísticas en el Camino

    El idioma inglés y el español son dos de los idiomas que más personas hablan en el mundo, sin embargo, ello no significa que todo el mundo lo hable. El español es la lengua materna de España, pero este país tiene regiones con lengua propia en las que es común encontrar personas mayores que utilicen la lengua local.

    En el ámbito turístico de Galicia, es común encontrar alojamientos, bares y restaurantes atendidos por personas mayores que no han tenido la oportunidad de estudiar un idioma extranjero. ¿Qué quiere decir esto? Pues que en algunas ocasiones ninguno de ellos es capaz de entender bien al turista extranjero, lo cual dificulta la comunicación.

    Cuando viajamos lejos de nuestra zona de residencia habitual, debemos cambiar el chip y hacer un esfuerzo, o bien por aprender un poco el idioma local, o por intentar comunicarse con paciencia.A pesar de que a menudo no entiendan tu idioma, han sabido adaptarse bastante bien y es común que entiendan lo que les pides si buscas la forma. Muchos utilizan la comunicación no verbal e, incluso, traductores en línea a través del Smartphone. ¿Por qué no intentarlo?

    Consejos en el Camino de Santiago

    4. El clima: la lluvia y el sol

    Otro aspecto a tener en cuenta es la climatología, y es que… nunca llueve a gusto de todos. En Galicia el clima está condicionado por el océano atlántico, el mar cantábrico y las zonas montañosas. Aunque la temperatura media anual es de aproximadamente 13 grados, lo cierto es que, entre el norte, el sur y el interior de la región hay diferencias importantes.

    Con todo esto, los meses de invierno, tanto Lugo como Ourense tienen temperaturas más bajas, pero también menos húmedas. Mientras que las zonas costeras se caracterizan por tener menos contrastes, aunque mucha más humedad. Hay que tener en cuenta que la humedad es evidente, tanto sea en verano (un calor más pegajoso), como en invierno (un frío que se mete por los huesos).

    La lluvia, aunque sea incómoda, es parte de la experiencia del Camino. Galicia siempre ha sido una región bastante lluviosa con veranos cortos. Los últimos años, sin embargo, está sufriendo variaciones a las que mayoría de residentes no estamos todavía acostumbrados. Los veranos se alargan, las temperaturas suben y las lluvias son muy variables de un año a otro.

    5. ¿Qué debemos hacer para evitar que las condiciones climáticas estropeen nuestra experiencia?

    En el quinto lugar de nuestros consejos básicos en el Camino de Santiago está el practicar, ante todo, la capacidad de adaptación. Parte de la experiencia del Camino consiste en ser capaz de superar los obstáculos, así que si llueve, simplemente tendremos que aguantar y cambiarnos en cuanto dejemos de caminar. De esta forma evitaremos un resfriado inesperado.

    Peregrino en el Camino de Santiago en un día de lluvia

    Además, ciertos tipos de tejidos nos ayudan a mantener nuestra temperatura corporal, pero si la humedad se apodera de nuestra piel, cualquier corriente de aire indeseada puede hacernos enfermar. En días muy calurosos, evitaremos las horas en las que el sol esté más alto. Esto es a mediodía, pues el sol nos puede jugar una mala pasada. Llevar un pañuelo, gorra o sombrero nos protegerá la cabeza de los indeseados rayos UVA.

    Sin embargo, hay que caminar con responsabilidad y si notamos que nos estamos quemando, es mejor cobijarse en la sombra. El sol y la humedad pueden producir una insolación, o golpe de calor, deshidratando nuestro organismo y dando como resultado un trastorno cerebral que puede producir convulsiones y fiebre. Así que ¡ojo!, no es una broma.

    6. El Camino de Santiago no es una ruta fácil

    El Camino no es un paseo al atardecer por la playa. No hay bancos ni fuentes cada 5 metros para sentarse y beber agua. Cuando uno mismo se propone emprender este viaje, tiene que ser consciente de que va a ser una experiencia única. Algo que va a cambiar nuestra forma de ver, sentir o padecer.

    Debemos adaptarnos a cualquier imprevisto y tratar de solucionarlo sin perder la calma. Aunque el rural gallego parece estar en medio de la nada, lo cierto es que las distancias no son tan largas como parecen. Ante una emergencia, los servicios públicos suelen actuar con bastante celeridad, por lo que podemos sentirnos seguros. Además de ello, la población en Galicia siempre está dispuesta a ayudar a quien pasa.

    Ala de un avión en el atardecer

    Si en cualquier momento creemos que nos hemos perdido, no debemos perder la calma. Las flechas amarillas siempre acaban apareciendo. Lo mejor es continuar caminando, pues muchas personas y peregrinos han abierto paso antes que nosotros y, tarde o temprano, encontraremos algún paisano que nos pueda ayudar, aunque sea mediante lenguaje de signos.

    7. Intenta practicar la empatía antes, durante y después del Camino

    Saber ponerse en el lugar del otro, y cierta dosis de flexibilidad a la hora de afrontar el Camino, puede ser lo que nos haga vivir la mejor experiencia posible. El Camino es como la vida. Si caminas muy deprisa, si lo tomas como una carrera, te perderás tantas cosas que llegarás al final con un sentimiento de melancolía por todo lo que no pudiste ver, saber, oler o sentir.

    Un movimiento internacional llamado Slow Food se ha extendido a la vida; Slow life, o tomarse la vida con más calma, deberá ser la palabra que nos acompañe. Slow, slow, slow… lentamente caminamos para disfrutar de cada flor, de cada paso, de cada aroma.

    Sé positivo

    Trabajar el optimismo es fundamental para vivir con alegría y aventurarse en el Camino. Si cambiamos la forma de ver las cosas, si todo lo negativo lo convertimos de repente en una experiencia positiva, la vida se convierte en un camino más fácil. Por eso, ten siempre presente tres conceptos: empatía, simpatía y cooperación. Verás como al cambiar tu forma de ver, de sentir y de hacer, todo a tu alrededor se vuelve más sencillo y, como por arte de magia, el Camino se torna amable y alegre.

    8. Lee la documentación de viaje antes de comenzar 

    Con estos consejos básicos en el Camino de Santiago, ya sólo nos queda recordarte de que antes de que comiences a caminar, deberás leer detenidamente toda la documentación de viaje que te habrá llegado a tu email con antelación al viaje. A veces algunas personas confunden el itinerario inicial que enviamos en los primeros emails con la documentación de viaje. Recuerda que esta información es pre-contractual y no tiene validez para el viaje final.

    Los documentos que te enviamos en el Kit de Viaje contienen toda la información sobre los alojamientos, traslados y régimen alimenticio que hayás contratado. Además, encontrará hojas de ruta con indicaciones e información relevante que contestará algunas de las dudas que te puedan haber quedado.

    El equipo de Galiwonders está formado por un equipo humano con ilusión por ayudar y hacerte las cosas más fáciles. Como nosotros también hemos viajado, somos capaces de ponernos en tu lugar y ayudarte en los temas que estén bajo nuestra capacidad. No podemos hacer milagros, pero intentamos que toda ruta sea un éxito.

    Si todavía dudas que el Camino sea apropiado para tus vacaciones, te animamos a que contestes este sencillo test. Sabrás al momento si estás en el ¡Buen Camino!

    Reproductor de vídeo

     

    Pide tu presupuesto

      ¿Fecha inicio del viaje?

      He leído, entiendo y acepto la política de privacidad

      Quiero recibir novedades, contenido exclusivo, comunicaciones comerciales.


      - Responsable de datos: Galiwonders, S.L.U.

      - Finalidad: Gestionar las suscripciones, envío de comunicaciones, y tratamiento de datos conforme a las finalidades indicadas en nuestra política de privacidad.

      - Legitimación: consentimiento de los interesados

      - Destinatario: proveedores, colaboradores y desarrolladores. Fuera de esos campos no se cederá datos a terceros, salvo obligación legal.

      - Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en nuestra política de privacidad.

      Facebook-f Twitter Instagram Pinterest

      Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Solicita tu itinerario
      Rellena el formulario y recibirás el presupuesto en tu email en 24-48h.
      ×

      Atención comercial | Commercial Attention

      ×